Confirman la prisión preventiva para L-Gante y seguirá preso hasta el juicio oral

La Cámara de Apelaciones y Garantías de Mercedes confirmó la prisión preventiva para el músico Elián Ángel Valenzuela, más conocido como L-Gante, por lo que continuará detenido como acusado, entre otros delitos, de privar de la libertad y amenazar a dos vecinos suyos, en mayo pasado en el partido de General Rodríguez, informaron hoy fuentes judiciales.

La resolución fue dictada ayer por la Sala I de ese tribunal, integrada por los jueces Oscar Reggi y Carlos Risuleo, los mismos que el 25 de julio revocaron el arresto domiciliario del cantante, por lo que todo indica que con esta resolución L-Gante permanecerá detenido al menos hasta el futuro juicio oral.

La imputación para L-Gante, confirmada ahora por este tribunal superior, es por los delitos de “amenazas simples en concurso real con privación ilegítima de la libertad, en concurso ideal con amenazas coactivas -respecto del denunciante Darío Gastón Torres-, privación ilegítima de la libertad simple en concurso ideal con amenazas simples -en relación a Rosa Catalina Passi-, y tenencia simple de estupefacientes”.

La Cámara rechazó así el recurso de apelación interpuesto por los defensores particulares del músico, Juan Pablo Merlo y Pablo Nicolás Merlo, y confirmó la resolución que el 8 de julio había dictado el juez de Garantías 2 de Moreno-General Rodríguez, Gabriel Castro, avalando así la investigación del fiscal de la causa, Raúl Villalba, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 9 del mismo departamento judicial.

“Sin perjuicio de la profundización que pueda imprimirse a la investigación, con las constancias cargosas valoradas, encontramos abastecido el grado de probabilidad que requiere la normativa procesal, a los efectos de considerar a Elián Ángel Valenzuela como autor de los delitos que se le atribuyen, concluyendo en que merece confirmación el auto recurrido”, señalan los camaristas en el fallo al que accedió Télam.

La Cámara afirmó que “los planteos de la defensa no pueden prosperar” y sostuvo que la resolución judicial apelada “no exhibe carencia de motivación, como para sostener, tal como lo hacen los impugnantes, que deviene infundado”.

También desecharon los camaristas el descargo que hizo L-Gante en su declaración indagatoria, donde en su momento negó los cargos y explicó que sus dos denunciantes habían subido voluntariamente a su auto para arreglar un conflicto.

“Destacamos al respecto lo inverosímil que resulta el descargo efectuado por el imputado; en particular, por cuanto no se advierte razón alguna para que el denunciante Torres, su esposa y sus hijos, declararan en los términos en que lo hicieron, incriminándolo, menos aún cuando el propio Valenzuela refiere que estas personas ‘eran de extrema confianza mía y conocidos, convertidos en familia amiga'”, señala el fallo.

Sobre el cambio de postura de Passi, una de las presuntas víctimas, quien luego de declarar presentó un escrito en el que consta que “no se sintió secuestrada por Valenzuela”, la Cámara afirmó que “lo cierto es que más allá de lo que la misma expresó sentir y de que estas últimas manifestaciones no fueron recibidas con apego al código de rito -arts. 232 sgtes. y ccdtes.-, no podemos soslayar lo que emerge del relato efectuado por ella de manera espontánea y pormenorizada al prestar declaración testimonial, para valorar lo que habría ocurrido”.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que, tras esta resolución, el fiscal Villalba podría tomar en los próximos días una serie de declaraciones testimoniales propuestas por las partes, para luego dar por cerrada la instrucción y hacer el requerimiento de elevación a juicio.

La denuncia que derivó en la detención del cantante fue realizada el 27 de mayo último por Darío Gastón Torres, vecino de la familia de Valenzuela, que reside en el barrio Bicentenario de General Rodríguez, en el oeste del conurbano.

La mañana de ese día, a la salida del local bailable “Río” ubicado en esa localidad, hubo un incidente con varios jóvenes integrantes de la denominada “La Mafilia”, el grupo de amigos y músicos al que pertenece L-Gante.

Cuando Torres se retira del boliche para dirigirse a su casa, comenzó a recibir amenazas por parte de Valenzuela.

Tras ello, siempre según la denuncia, integrantes de ese mismo grupo fueron hasta su casa y lo agredieron físicamente tanto a él como a su familia y luego pasó un BMW blanco conducido por Valenzuela, que bajó el vidrio, le apuntó con un arma y subió al auto a Torres.

A los pocos metros, también fue interceptada y obligada a subir al mismo rodado la joven Rosa Catalina Passi, también vecina del músico y quien había participado de la primera discusión con los amigos de L-Gante, según la denuncia.

Luego y siempre según los dichos del abogado denunciante, algunos integrantes de “La Mafilia” fueron demorados por la Policía y L-Gante regresó hacia donde estaba el móvil, bajó el vidrio y les dijo a los agentes: “Largame a los pibes o a éste te lo mato”, en referencia a la víctima que estaba retenida dentro de su BMW.

Torres permaneció 23 minutos cautivo hasta que L-Gante recibió una llamada en la que le aseguraban que sus amigos habían sido liberados por la Policía y soltó a las víctimas.

Con la prueba reunida, la fiscalía solicitó la detención de Valenzuela al juez Castro, quien convalidó el pedido y dispuso cuatro allanamientos el 6 de junio, uno de ellos en el sector 1 del country del Club Banco Provincia, donde finalmente el músico fue detenido.