Lula pide a EEUU “dejar de incentivar la guerra” en Ucrania, al cerrar su viaje a China

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo hoy que Estados Unidos debe dejar de “incentivar la guerra” en Ucrania, en su último mensaje antes de dejar China y trasladarse a Emiratos Árabes Unidos (EAU), última escala de su gira por Asia.

“Estados Unidos necesita dejar de incentivar la guerra y empezar a hablar de paz. Es necesario que la Unión Europea empiece a hablar de paz para que podamos convencer a (el presidente ruso, Vladimir) Putin y (el mandatario ucraniano, Volodimir) Zelenski de que la paz es el interés de todos y que la guerra, por el momento, sólo interesa a ambos”, dijo Lula un día después de reunirse con su homólogo Xi Jinping en Beijing.

Uno de los objetivos del líder del Partido de los Trabajadores (PT) es crear un grupo de países para trabajar una salida negociada al conflicto iniciado tras la invasión a larga escala de Rusia a su país vecino el 24 de febrero del año pasado.

“Es preciso tener paciencia” para conversar con Putin y Zelenski, señaló. “Pero sobre todo es preciso convencer a los países que están proveyendo armas, incentivando la guerra, que paren”, agregó.

Ayer, durante su encuentro con Xi, Lula aseguró que pretende que Brasil y China se asocien para “equilibrar la geopolítica mundial” y advirtió que “nadie va a prohibir” la profundización de las relaciones entre ambos países.

En ese marco, durante la conferencia de prensa celebrada al final de su visita a Beijing, el mandatario dijo que no teme una reacción negativa de Washington por su diálogo con el gigante asiático: “Cuando hablo con Estados Unidos no me preocupa lo que China piense de mi conversación con ellos. Estoy hablando de los intereses soberanos de mi país. Cuando vengo a hablar con China, No me preocupa lo que pensará Estados Unidos”.

En febrero, Lula fue recibido en la Casa Blanca por Joe Biden, en una reunión en la que ambos se presentaron como líderes de los valores democráticos y defensores del medioambiente.

Hoy, se mostró confiado de que este fortalecimiento de las relaciones entre Brasilia y Beijing no causará ningún “rasguño” con Estados Unidos”.

“No necesitamos romper y pelearnos con nadie para mejorar. Brasil tiene que buscar sus intereses. Brasil tiene que buscar lo que necesita y Brasil tiene que hacer acuerdos posibles con todos los países”, defendió.

La cumbre entre Lula y Xi elevó el nivel de la alianza entre chinos y brasileños tras el regreso del exdirigente sindical a la presidencia el 1 de enero y tuvo como resultado la firma de 15 acuerdos entre gobiernos, 20 entre empresas de ambos países y un impulso a restar la dependencia del dólar estadounidense del comercio bilateral.

“China coloca las relaciones con Brasil en un lugar prioritario en nuestras relaciones exteriores. Usted es nuestro viejo amigo y un buen amigo. Fue con su atención y apoyo que las relaciones entre China y Brasil lograron un gran salto”, elogió el mandatario anfitrión.

En la declaración conjunta de 49 puntos, Brasil ratificó el reconocimiento de una sola China, con Taiwán. Ambos países también respaldaron sus iniciativas para buscar una salida negociada en la guerra de Ucrania, aunque no detallaron los planes.

China desplazó en 2009, durante el segundo mandato consecutivo de Lula, a EEUU como principal socio comercial de Brasil, y desde entonces la relación fue creciendo con el perfil exportador de materias primas, motivo por el cual Lula dijo buscar inversiones para crear innovaciones con valor agregado en suelo brasileño.

En el plano sudamericano, China ratificó que quiere profundizar las relaciones con el Mercosur como bloque, sin referencias a posibles acuerdos unilaterales que había alentado el Gobierno de Uruguay.

Lula también aprovechó el discurso para agradecer el apoyo de China a la elección de la expresidenta Dilma Rousseff como titular del Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), el banco de los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), una herramienta de la corporación del sur global que busca ser alternativa al Banco Mundial para financiar acciones de desarrollo.

Antes de volver a Brasil, Lula hará hoy una escala en EAU, donde se reunirá con su presidente, el emir Mohamed bin Zayed al Nahyan, para discutir acuerdos comerciales, inversiones bilaterales y medio ambiente, precisó la Agencia de noticias Brasil

Esta es la segunda vez que el mandatario visita el país. La primera fue en diciembre de 2003, durante su primer mandato.